Loading...

Se sientan en el Sofá

miércoles, 26 de diciembre de 2007

ESPERANZA

Cuanta desesperanza produce la esperanza. Me dices que me quieres, que me espere, que te espere... Aún supones que todo ha de tener sentido, como si no fuera ya un milagro sentir como sentimos. Y yo, ¿qué haré conmigo ahora?¿Qué hacer mientras decides si amas mucho o si prefieres días de ausencias y de lluvia, largos y desafinados, sin color?
No he llenado mis manos con tu cuerpo, pero estalló el amor que contenías, que colma tu esencia de mujer y tus entrañas. Estás lista para amarme, pero crees ser de otro y deshojas uno a uno los pétalos de tu cobardía. Si todo fuera tal y como yo lo sueño, nos bastaría el corazón. Pero estas tan llena de prohibiciones que haces que me sienta un fuera de la Ley.
Intento ahogarme en fantasías sin sentido, en sueños de fe, de vida, de esperanza... Me visto con la fuerza del viento, intentando derribar defensas y miedos tan solo con la risa. Y llego a creer que aún te desatarás ardiente por entre mis días, que mirarás a la vida cara a cara, con aires de indiferencia, afrontándote a ti misma.
Tu no me amas. Te empeñas en invertir en mi amor. A plazo fijo, sin riesgos que alteren para nada tu vida. Y te entiendo, de verdad que te entiendo. Tu vida no camina ahora mismo por tranquilos senderos. Tus problemas ahora son otros, no yo.
Creeme cuando te digo que siempre estaré ahí, que intentaré que te llegue mi mano amiga, que puedes contar siempre conmigo. Eso está jurado. Pero permíteme que te espere en otra calle, en otra esquina... Ya no distingo tu luz entre la niebla que rodea tu amor lejano y ajeno y no quiero sentir la locura de la esperanza, el tiempo pasando lentamente mientras surgen los reproches y mi vida se llena de prohibiciones.
Te estás perdiendo la vida y mi amor sin apenas saberlo.
Steve

lunes, 24 de diciembre de 2007

24 DE DICIEMBRE

24 de Diciembre pòr la mañana. Las 10 . Toda la noche trabajando y encima estas horas no esperadas... y van +2. Navego aburrido por el ciber espacio y me encuentro con una frase en un blog que me deja con los ojos abiertos, muy abiertos, a pesar del sueño, del cansancio...
SOLO CUANDO MUERAS SABRÁS LO MUCHO QUE TE QUIEREN.
Pues vaya mierda de vida!! Pensé que eso solo le pasaba a los pintores, a la gente que deja algo para la posteridad, pero a un pobre segurata como yo, ¿por qué le pasa?. Quizas hemos cerrado tanto la puerta de nuestro corazón, lo hemos recubierto de armaduras, mascaras, protecciones contra el dolor, que ya no sabemos decirnos un "te quiero" abriendo nuestra alma a los demas. Y luego esa frase maldita de "es tan fácil decir te quiero" ha roto todo el posible encanto de estas palabras, las ha llenado de un aseptico vacío en el que nos apoyamos para no sentirnos, no sentir...
He decidido que la gente a la que quiero no van a tener que morir para saber que YO las quiero... Ellos/as que hagan con eso lo que quieran, no importa. Pueden sentirlo, reirse o ponerse el mundo por montera y seguir encerrados en sí mismos hasta la eternidad, pero a mi no se me escapa nadie sin tirarle a la cara mi "te quiero" mas cariñoso, mas tierno y dulce que jamás hayan oido (me da lo mismo que piensen que me estoy amariconando, yo a lo mio, a mis "te quiero's")
Por cierto que este iba a ser un post de Navidad, de felicitación a todos los blogeros, a mis poco lectores, a mi gente... Pero lo cambio.... completamente.
Sres y Sras blogeros, Sres y Sras lectores... gente en general
OS QUIERO

domingo, 9 de diciembre de 2007

MADRUGAR

Amanecía el domingo cuando cogí mi coche para ir a trabajar… El fastidio de del madrugón me hinchaba los párpados. Sólo anhelaba oír la joven voz de Sara ofreciéndome, con una sonrisa de complicidad, un café cargado para poder funcionar.

Al parar el coche la vi. A penas estrenaba los 20 años. Se agarraba a un enorme bolso negro que parecía llevarla a ella. La mirada perdida, sumida en un mundo dónde ni se siente ni se padece, en un mundo de alcohol, cocaína, pastillas y semen, de maquillaje desvanecido. El vestido descompuesto enseñaba su piel en un generoso escote, las medias flojas, arrugadas. Víctima de algún desalmado vampiro nocturno a quien cambió sus encantos de niña por un gramo en el cuarto de baño, abandonándola después… o escapando ella. No se si buscaba su casa o el local de la calle paralela que cierra a medio día. Pero sus piernas no conseguían, pese al esfuerzo, no tropezar. El café reparador tendría que esperar.

- “Estás bien - le dije - ¿Necesitas algo?” – ofrecí…

Me miró sin verme y me apartó como pudo de su camino. Desistí; ella sólo quería irse, como si llevara un navegador en su cerebro que marcara su destino…

Jamás me supo tan amargo un café de domingo, ni tan triste la sonrisa de Sara. Jamás me alegré tanto de no tener una hija.

martes, 4 de diciembre de 2007

EL LADO FEMENINO

No trabajaba y me apeteció (¡qué tontería!) mezclarme con mi coche en el tráfico de la ciudad. Cuando uno trabaja a deshoras, a veces le hace falta un baño de normalidad para saber que aún forma parte de esta locura.
Como decía, intentaba abrirme paso en el intenso tráfico de primera hora de la mañana, cuando de pronto sonó rotunda, como elevándose del ruido de la ciudad, en la radio del coche. No la esperaba y fue como un tiro... directo al corazón: Whitney Houston con su canción de "El Guarda espaldas".
No me trae recuerdos de nadie en particular. No relaciono ningún hecho a esta canción. No me han dejado, amado o hecho el amor con ella. Ni siquiera tengo el CD. Pero está canción siempre ha sacado el lado femenino que llevo dentro, siempre me ha emocionado, siempre me ha hecho llorar...
Y ahí me tenéis. Parado en un eterno semáforo en rojo, con Whitney gritando "siempre te amaré" y llorando a moco tendido y sin poderlo evitar... ¿Que pensarían los peatones que cruzaban el semáforo en ese momento? Y, sobre todo, ¿qué clase de cachondeo, chufla, choteo y/o descojono tendría el conductor del coche paralelo al mio? Volví la cabeza dispuesto a defendenderme con un "¡Qué pasa!" y de pronto vi a otro ser humano como yo, escuchando la canción y soltando la primera lágrima...
- "Chico, a mi es que esta canción me pone que, como no cambie pronto el semáforo, verás...."
Y es que el otoño y, sobre todo, la belleza, extraen ese lado femenino que llevamos dentro los hombres.