Loading...

Se sientan en el Sofá

sábado, 14 de febrero de 2009

SAN VALENTÍN



Se que no tengo derecho a quejarme. Se que mi pecado es hacer lo que había que hacer. Pero aún así no lo puedo evitar... no lo quiero evitar. Me cuesta tanto olvidarte...

STEVE

8 comentarios:

Maria Varu dijo...

Y quizás nunca olvides, parte de lo vivido se incrusta de tal forma en nuestro ser que nos acompaña para siempre... son los recuerdos.
¿Qué seríamos sin recuerdos? un alma vacía, un cuerpo hueco, una mirada sin nostalgia, sin alegría, sin tristeza, sin...
La vida sigue y nosotros también seguimos con nuestra mochila de recuerdos.
Sé feliz pensando que ellos te acompañan.

Besos Steve, en estado presente.

María

estela dijo...

Para olvidar
solo hay que dejar de intentarlo,
si piensas en olvidar,
ya estas pensando
y eso no es olvidar,
sino recordar.

Un abrazo.

estela dijo...

Para olvidar
solo hay que dejar de intentarlo,
si piensas en olvidar,
ya estas pensando
y eso no es olvidar,
sino recordar.

Un abrazo.

Nanny Ogg dijo...

Olvidar cuesta demasiado pero, finalmente, se consigue, aunque siempre creamos que es imposible... Siempre me ha encantado esta canción... quizás porque me ha hecho llorar tantísimas veces.

Besos

(Y ahora, a ponerme al día con todos estos posts tuyos que no he podido leer)

LUCIA-M dijo...

Bueno tal vez como dice estela,
es mejor
que el olvido llegue solo
aunque siempre quedara algo dentro
Un beso,
Ánimos y espero que ya estés bien
de salud.

SAUVIGNONA dijo...

vamos steve...nada de bajones...
bamos rumbeando de aqui pa ya..con la cabeza llena de frutas..pepepeppepep
y las mangas con buelos...y una maraca en cada mano........


vamos....solntando el carnaval!!!!

besines con efectos especiales para ti y uno solo para luna.!!!!

MAG dijo...

Querido Steve,

Es difícil hacer que coincidan la razón y el corazón.
Si no lo quieres evitar, no lo evites,
recuérda el amor, cierra los ojos y vuelve a sentirlo, pero no dejes que tu grandioso corazón se entristezca por eso.

Eres único, Un abrazo

Sil.* dijo...

STEVE, DULCE STEVE:

No hay pecado mayor que cargar con la cruz de lo que pudo ser y compararlo con lo que debió ser.
Cuesta el olvido, pero más cuesta la memoria.

Te abrazo muy, muy fuerte!!

Sil.*