Loading...

Se sientan en el Sofá

lunes, 1 de marzo de 2010

TU RECUERDO


Es verdad
que aún llora mi cuerpo
por los jazmines
de un viejo sofá triste,
que aún tiembla mi alma
por un desierto
siempre árido y seco.

Per también es verdad
que todo aquello
por lo que aún lloro
y tiemblo
murió una fea tarde de otoño
junto con la ternura de mi corazón.

Ahora,
despues del paso
insistente de los años,
tan solo añoro una tumba
en cualquier cementerio,
dónde poder llevarle flores
a tu recuerdo.

Steve

11 comentarios:

Khepri dijo...

El recuerdo siempre nos vista y cuando menos lo esperamos,
El día que este muera, será cuando dejemos de respirar.

seraquenoseve dijo...

Era otoño cuando se fue, ahora el recuerdo es tan vivo.

Que lo siento cerca!

Beso Steve

NV BALLESTEROS dijo...

Hoy es nostalgico tu poema....

Besos con cariño

Aglaia... dijo...

Recuerdos enterrados que siempre resucitan...ciertos fantasmas no dejan de visitar.

Un fuerte abrazo querido Steve,

auroraines dijo...

No hay que aferrarse a los recuerdos
en temas del amor, marcan, se tarda en olvidar o comprender que esa persona no era para nosotros ni yo para él.
Qué desafío que el corazón vuelva a latir por amor no?

Temas inconclusos, no hay únicas soluciones, en fin.
Me hiciste pensar Steve...
Un besote

SAUVIGNONA dijo...

el recuerdo es aquel llga sin golpear la puerta pasa y se instala en el alma...


besines mi bellezon

(ojo que traigo las maraca eh? )

:) sauvognona

Gala dijo...

Los recuerdos son cicatrizes hechas en el corazón que con el paso del tiempo pasan de ser lágrimas a nostalgia.
Bonito poema Steve.

Mil besos

silver´smoon dijo...

Uff que poema Steve!! qué hacer con los recuerdos?? dicen que es la depuración de la memoria. El recuerdo es el único paraíso del cual no podemos ser expulsados, lo sabrá ella?

Besitos animosos

Nanny Ogg dijo...

Si de amor hablamos, mejor ni tan siquiera visitar la tumba del recuerdo. A los amores hay que aprender a dejarlos ir para que permitan la entrada a nuevos amores.

Besos

Darilea dijo...

Quisiera enterrar recuerdos y ni tan siquiera sé por donde empezar.
Un besito.

La magia de mi pluma dijo...

A veces los recuerdos duelen mucho, pero tenemos que aprender a quedarnos con los buenos e intentar olvidar los malos.

Un abrazo